¿Realmente las ventas son lo más importante en mi empresa?

empresa exitosa

Sí, es cierto, a medida que una empresa obtenga más ventas, será más exitosa. O al menos eso dictan las métricas. Pero ¿Realmente solo debo medir mi empresa por la cantidad de ventas que haga? No, existen razones para creer que una empresa es más exitosa cuando centra sus mayores esfuerzos en construir un núcleo laboral sólido y eficiente, que, esos sí, les permita obtener mejores resultados.

Para tener una empresa exitosa, lo primero que hay que tener es talento humano efectivo. Que tu gente, que el grupo de trabajo que te rodea sea la clave para el desarrollo de tu organización es de suma importancia. Por eso, establecer un clima laboral armonioso, establecer relaciones interpersonales efectivas y hablar siempre con la verdad ayudarán a tu empresa a encaminarse.

La gente es la que será capaz de determinar, con sus acciones, que todo esté saliendo como debe ser y que se cumplan los objetivos. ¿Y qué necesita esta gente para ser mejor? Sin duda, que los apoyes, que respetes sus ideas y que les des las herramientas más útiles para cumplir con su trabajo. El apoyo constante y el establecer procesos de mejora continua hace que todos se involucren más en las decisiones y en mejorar.

Una buena filosofía laboral se basa en creer en tu equipo, en lo que ofreces y en lo que serás capaz de conseguir con tu esfuerzo y con tu entrega día a día.

Además de tu gente, el prospecto o cliente potencial tiene su tasa de importancia. Tenlo siempre presente: Es más importante la persona a la que le vas a ofrecer tu producto o servicio, que tu propio producto o servicio. Parece una broma, pero muchas empresas no se centran en la relación con el cliente y al final obtienen muy pocos resultados. Tu intención es cubrir una necesidad, ayudar siempre a esa persona o personas a ser mejor o a que evite inconvenientes. Que tú y tu equipo de trabajo estén ahí y demuestren que realmente les importa lo que pasa con el cliente te hará ganar algo más que una venta y te convertirá en una empresa exitosa.

5 pasos para ser exitoso dentro de una empresa

exitoso

¿Qué quiere de nosotros una empresa? Hay momentos y lugares donde únicamente el trabajo duro no es suficiente, es necesario un extra que dependerá de cada uno de nosotros y que nos permitirá que nuestras opiniones valgan mucho más. Pero… ¿Cómo lo hacemos? ¿Qué debemos tomar en cuenta para ser más exitosos y que respeten al 100 % nuestro trabajo?

En primer lugar, nunca dejar de esforzarte, por más que todos tengamos ratos malos, la entrega constante nos hará fuertes y respetados. Esto es clave para toda empresa, que, en cualquier puesto de trabajo, busca una persona que además de saber lo que hace, entrega su esfuerzo al máximo por el bien común. Aunque ser exitoso dependerá de cada persona, tener en cuenta estos cinco pasos, además de tu esfuerzo, te destacarán como exitoso en cualquier ámbito en el que te quieras destacar.

#1 Ser puntual a todo momento. La puntualidad habla muy bien de ti. Que llegues a tiempo o incluso cinco minutos ante a reuniones, a tu puesto de trabajo, a eventos o a cualquier otro compromiso, generará confianza alrededor de tu figura.

#2 Compartir tu metodología de trabajo. Esto sobretodo aplica para puestos gerenciales, pero saber cómo delegar trabajo, cómo explicar tu manera de hacer las cosas y también respetar la forma de hacerla de cada miembro de tu equipo, te dará un poder adicional, ya que generarás respeto. Esto va muy ligado a las opiniones: compartirlas y escucharlas, siempre es clave en todo grupo de trabajo.

#3 Establece relaciones sinceras. No hay nada malo con tener amigos en el trabajo, siempre y cuando sepan diferenciar los momentos de “joda”, de los momentos de trabajo. De hecho, establecer un clima laboral sincero y de amistad, le dará mucha más armonía al ambiente y hará que el trabajo fluya con mucha más facilidad.

#4 El poder de la palabra. Saber explicarse, tener la habilidad de comunicarse es muy importante en cualquier puesto de trabajo. La palabra siempre te ayudará a ganar tiempo, a resolver inconvenientes y a demostrar que realmente sabes lo que estás diciendo. Atento a esto, elige siempre las palabras precisas y no des vueltas sobre un mismo tema, a muchos jefes no le gusta esto.

#5 Estructura tu tiempo efectivo. Muchas empresas miden el tiempo efectivo de cada uno de sus empleados. ¿Qué es esto? El tiempo real que le dedicas a tus funciones. A medida que seas capaz de estructurar tu tiempo correctamente, cumplirás con tus objetivos y por ende, tendrás la posibilidad de entregar todo a tiempo.

Perfil de los integrantes de un equipo comercial

equipo comercial

No todos estamos capacitados para vender. Algunos, incluso son incapaces de vender una galleta a un bebé con hambre. Para ser efectivo dentro de un equipo comercial se requiere de una persona con ciertas características que logrará sacar a relucir todo su potencial para conseguir los mejores resultados.

Aunque sería utópico conseguir a una persona con el tope en todas las habilidades, tomando en cuenta cuáles deben ser sus puntos fuertes, puedes acercarte a esa persona ideal que hará mucho mejor tu empresa.

¿Cómo debe ser esa persona?

Comunicativa. Todo vendedor debe saber hablar, saber expresarse y conocer lo que está ofreciendo. No es hablar por hablar ni empezar a decir barbaridades, es entablar una conversación coherente que responda preguntas y en la que sea capaz de disipar cualquier duda que esté alrededor del potencial cliente.

Confiada y confiable. La confianza en ambas direcciones (de vendedor a cliente y de cliente a vendedor) juega un papel importante en esta persona. Ser confiado es saber de lo que se está hablando y tener la convicción suficiente para demostrarlo. Ser confiable es generar esa sensación en el vendedor y darle a entender que en ningún momento buscas hacerle daño, todo lo contrario, tu objetivo es ayudarlo.

Sin ínfulas de ser superior. Un vendedor exitoso establece una relación de tú a tú con el potencial cliente. Le demuestra que puede ayudarlo y no busca la manera de superarlo con sus conocimientos. Un buen vendedor es aquel que demuestra lo que sabe sin la necesidad de humillar a otra persona (o producto).

Adaptable. Así como no todos los clientes son iguales, tu estrategia de ventas no debe ser la misma, es importante adaptarse al tipo de cliente que hay delante y realizar un análisis previo de sus fortalezas y debilidades, para saber cuál es el mejor producto o servicio que le funcione.

“Team player”. La traducción literal sería: jugador de equipo. Por más que el trabajo de un vendedor sea muy individual, poder nutrirse de las experiencias de otros y poder combinar estrategias conjuntas permitirá lograr mucho mejor los objetivos.

Forma tu equipo comercial como tú mejor lo consideres. Pero toma en cuenta estas características que deben tener las personas a tu alrededor, para que juntos maximicen su potencial y logren los mejores resultados posibles.

Tres claves a seguir para tener una empresa exitosa

empresa exitosa

¿Qué tiene tu empresa para ser exitosa que no tenga la mía? Muchos dueños se preguntan esto, cavilan alrededor de esta idea e incluso sufren cuando no le encuentran respuesta. Por eso, la clave de una empresa exitosa es…. ¡No! No creas que es tan fácil. Dentro de una empresa existen muchos factores que a la larga determinarán el éxito o el fracaso, más allá de los números o de tener un excelente producto o de ofrecer el mejor servicio, no hacer las cosas bien de un momento a otro resultará contraproducente.

Es ahí donde surge la necesidad de hacerse una introspección, y ver dentro de su organización qué aspectos resultan beneficiosos y cuales dañinos para el negocio. Y parece increíble pero muchas empresas no creen en esto, o consideran que hacen todo bien y evidentemente esa actitud tarde o temprano pasa factura.

No serán las claves para conseguir el oro, pero sí son tres pasos que posiblemente no imaginabas que pueden ayudar a que puedas tener una empresa exitosa:

#1 No persigas sueños imposibles, ni estadísticas increíbles. Todo fin empresarial es resultadista, ninguna empresa llena corazones, apunta directamente al bolsillo, por eso es importante, desde el principio, establecerse metas reales, (ojo, reales, no fáciles de conseguir), que representen un reto, pero que estén justificadas y que además puedan ir aumentando progresivamente, siempre con el fin de seguir creciendo.

#2 Trabajas con gente, no con robots. Y como personas podemos equivocarnos, pero también tenemos la habilidad de superarnos. Cuenta con la opinión de todos, siempre hay alguien que tiene algo que aportar. Por más de que la decisión final la tomes tú, saber qué piensan tus empleados, conocerlos, y respetar sus ideas será vital para el desarrollo total de la organización.

#3 El tiempo, a tiempo, con tiempo. Cumplir plazos demuestra dos cosas: Dedicación e interés. Si te comprometes a cumplir algo en un tiempo específico ¡hazlo! Pero hazlo bien, esto despejará cualquier duda que hubo sobre tu empresa –si es que la hubo- y proyectará una buena imagen frente a la industria.

El éxito de tu empresa depende de ti, toma esto en consideración y lograrás tus objetivos. Si en algún momento algo va mal, no te desanimes, esto será parte de tu crecimiento constante para alcanzar la cúspide definitiva.

¿Cliente o producto, qué necesito primero?

cliente o producto para tu empresa

¿Qué vino primero: el huevo o la gallina? ¿Qué necesita una empresa: clientes con necesidades o productos innovadores? Hoy podemos ponernos filosóficos y conseguir razones que van más allá de la comprensión humana. Sin embargo, como nuestro interés es otro, queremos determinar lo que es mejor para una empresa.

Toda compañía surge por una necesidad: La de ofrecer un producto o servicio. Y quizá aquí esté el primer error. Es comprensible que una empresa surja por esto, pero es importante ir un paso más adelante y hacer que tu empresa nazca para suplir la necesidad que tenga un cliente acerca de un producto o servicio específico.

¿Qué pasa con esto? Al tomar en cuenta las necesidades de ese potencial cliente, adaptarás tu producto a él y, por ende, tendrás muchas más posibilidades de alcanzar el éxito. Dicen que ya todo está inventado, sin embargo, las personas siempre tienen necesidades. Saber cuáles son y saber en qué nicho podemos progresar es de vital importancia al momento de querer emprender.

Ya no es cuestión de únicamente tener una buena idea, ahora es saber adaptar esa idea al mercado, a lo que los clientes necesitan y a lo que nosotros podemos darles para ser mejores. Para esto, siempre es importante conocer el mercado, realizar análisis y obtener resultados.

En busca del cliente ideal

Una empresa que en la actualidad crece es aquella que va de la mano de sus clientes. Nuestro interés como empresarios debe ser responder a sus necesidades, pero no una y no la básica, sino la mayoría que estén relacionadas con el nicho al cual nos dedicamos.

Adicionalmente, la relación que se establezca con el cliente es de suma importancia. Ojo, no somos amigos porque al final le estamos ofreciendo algo, pero eso no quiere decir que no podamos ser consejeros, escuchar sus necesidades, y hablar con ellos cuando sea necesario. Esto es algo que todo cliente aprecia mucho y que a la larga nos ayudará a seguir haciendo crecer el negocio.

¿Existe el cliente ideal?

cliente ideal

Toda empresa de bienes o servicios sueña con él. Pero… ¿En realidad existe el cliente ideal? Algunos responderán sí, otros dirán que no. El hecho es que esta no es la pregunta que tú, como empresa debes hacerte. Tu pregunta debe ser ¿Qué necesita el cliente y cómo puedo yo ayudarlo? Respondiendo esta duda encontrarás a tu cliente ideal: aquel que es fiel a tu producto o servicio, que ejercerá una acción lo más rápido posible, que entenderá su funcionamiento a la perfección y que te evitará problemas.

¿Esto es un sueño? Tal vez, pero si te aseguras de trabajar duro podrás conseguirlo. Centrémonos en nosotros y en responder a nuestras dudas en función de presentarle lo mejor a ese potencial cliente ideal.

#1 Un servicio o producto efectivo surge para cubrir una necesidad. No es un golpe de suerte, es un estudio detallado del mercado, de lo que necesita el público en un momento en específico y en cómo podemos ayudarlo a mejorar. Si tomas en cuenta esto antes de hacer tu producto o servicio ya tienes la mitad del camino recorrido.

#2 No es vender por vender, es saber influir con emociones. Las emociones mueven, pero eso no quiere decir que vamos a tener a todo el mundo llorando. Es importante que sepamos lo que estamos ofreciendo que conozcamos nuestro producto o servicio y que identifiquemos en qué le puede servir a la persona que se lo estamos ofreciendo.

#3 Genera confianza. La relación entre vendedor y comprador no debe cerrarse al momento de vender el producto. Debe existir un trabajo de confianza, de armonía y de seguridad que se afiance con el tiempo y que haga que esa persona que ya llegó a ti, sea capaz de comprar no uno sino varios de los productos o servicios que tú ofrezcas.

Crea tú al cliente ideal, afiánzalo con trabajo y resuélvele sus inconvenientes es la mejor manera de hacer feliz a la gente, de ser feliz tú porque cumples con tus objetivos y de llevar a tu negocio al siguiente nivel.

5 actitudes a mejorar si quieres formar parte de un equipo ganador

actitud ganadora

Ser parte de un equipo ganador es fundamental para el desarrollo profesional de una persona. Aunque los méritos individuales cuenten, en departamentos como los de venta, el triunfo de uno puede ser el triunfo de todos. Un equipo es una fuerza global que lucha por los mismos objetivos, en la oficina: conseguir los clientes necesarios para que la empresa mejore su funcionamiento y aspire a muchas más cosas. En lo personal, destacar y entender que al ser parte de un todo, tus logros pueden multiplicarse y te ayudará a mejorar tu actitud.

Es por eso, que si tu intención es formar parte de un equipo ganador debes tomar en cuenta estas actitudes para no repetir errores:

#1 Egoísmo. Dicen que los vendedores son egoístas y privilegian sus objetivos por encima de los demás. A la hora de la verdad, no debe ni puede ser así, ya que una venta puede concretarse o confirmarse con ayuda de los demás. Lo que te hace diferente es aceptar consejos, y ponerlos en práctica para mejorar tus habilidades.

#2 Paciencia. Sí, tienes que mostrar resultados pronto. Sí, mientras más ventas consigues mejor te irá. Pero si no trabajas la paciencia, si no tratas al cliente como se merece y buscas de cualquier manera apurar el proceso, al final lo espantarás-

#3 Desorganización. Un vendedor no puede ser desorganizado con su tiempo. Debe llevar su agenda al día, con todo anotado y llevar un control de lo que tiene que hacer en el día. Es la mejor manera de abordar todo el trabajo y evitar sufrir problemas de tiempo.

#4 Encanto. Lo que los norteamericanos llaman “charming” es una herramienta infalible para un vendedor. Ojo, no es coqueteo, no es amiguismo, no es un asunto de sex symbol, es más bien un tema de carisma y de dejar siempre asentado que sabes de lo que estás hablando y por qué lo estás diciendo.

#5 Corazón. Si amas lo que haces, te irá bien. Pero esto no significa que debas entregarlo todo cuando no te retribuyen lo mismo. Es hacer las cosas que haces, hacerlas bien, y confiar en ti mismo. De esa manera siempre cumplirás tus objetivos.

Ser vendedor es un tema de actitud, de tener conciencia de las habilidades que necesitas y de mantenerte siempre evolucionando. Recuerda que tu cara es la que verán los clientes y más allá del producto ellos comprarán lo que tú tienes para ofrecer, siempre y cuando lo hagas bien y con el enfoque suficiente para demostrarles lo que realmente vale.

5 tips para vender en frío

vender en frío

Para un comercial es de gran esfuerzo vender en frío, por esta razón, te daremos algunos tips para que puedas vender de esta manera.

#1. Cuida la imagen que reflejas

Cuando nos referimos a que debes cuidar la imagen que reflejas, queremos decirte que debes poner demasiado cuidado a la expresión corporal que mantienes debido a que la comunicación no verbal es la representante del 93%. El sonreír, el hacer gestos de manera suave y adecuada al momento de hablar, el mantener un contacto visual, generan un cambio radical en la actitud del cliente cuando le estas vendiendo en frío y por primera vez. Recordemos que la primera impresión es la que vale.

#2. Planea un buen discurso que venda.

En este tip nos queremos referir a que debes exponer el argumento de venta y prepárate para esquivar las objeciones que pueda tener el cliente y las intenciones de un NO por respuesta. Habla despacio, sin prisa, lo que importa es comenzar con pie derecho.

#3. Ordena tu material de apoyo

Ordena tus folletos, tu presentación en el computador, los catálogos, las tarjetas y todo el material de apoyo que necesitas para realizar una venta efectiva, de esta manera el cliente se dará cuenta de que siempre vas preparado para vender y le darás sensación de seriedad y pulcritud.

#4. Concéntrate en tu discurso

Cuando estás diciéndole a tu cliente todas las razones por las cuáles del debe elegirte, es de vital importancia que no se te escape ningún detalle porque podría ser definitivo para cerrar o no la venta. El analizar el interés que tu posible cliente está demostrando es fundamental para que no se te olvide cada detalle de tu discurso, debido a que te sentirás impulsado y ofrecerás cada vez más respecto al producto o servicio que le quieres vender, si la actitud del cliente es negativa, podrás replantear tu táctica y hacer una venta efectiva.

#5. Conserva la calma

Cuando vas a realizar ventas en frío, tienes que tener en cuenta que los NO son los que más abundan y no debes perder la paciencia, por otro lado, si notas objeciones, no te estreses ni lo veas como malo, debido a que si estas existen, es una buena señal porque el cliente está considerando el servicio, lo está pensando y tú debes sacarlo deudas mientras te mantienes sonriente, sereno y atento.

Esperamos estos tips te ayuden a tener más seguridad a la hora de vender en frío y logres ventas exitosas.

Conoce el perfil de tu cliente a profundidad

perfil de tu cliente

Para todo equipo de ventas es importante conocer el tipo de clientes potenciales en el que deben centrar sus esfuerzos, por esta razón es indispensable conocer el perfil de tu cliente a profundidad.

Debes ver cuáles son sus necesidades, a qué se dedican, ver de qué manera tus servicios o productos podrían interesarles, y seleccionar los que realmente son potenciales.

Cuando el equipo de ventas ya ha identificado cuáles son sus clientes potenciales, debe dirigir sus esfuerzos comerciales a estos prospectos, lo cual resulta ser mucho más efectivo que dirigirlos a un público amplio que no ha pasado por una segmentación, con la esperanza de que algún posible cliente reaccione y sea parte de tu marca.

Cómo definir con más exactitud el perfil de tu cliente ideal

Lo principal es plantearnos algunas preguntas sobre el tipo de cliente al que nos vamos a dirigir y respondérnoslas, la mejor herramienta es la encuesta. Las preguntas que realices pueden variar según el objetivo que tengas, del sector y tu proceso de venta, pueden ser datos demográficos, perfil personal, perfil profesional, conducta de compra, relación con la compañía, necesidad específica y demás factores a la hora de obtener un perfil a profundidad del prospecto.

Varias empresas dedicadas a las ventas fracasan por el hecho de no conocer a sus clientes, por no clasificarlos ni interactuar con ellos, el no conocerlos implica no satisfacer sus necesidades, implica simplemente nunca lograr que el prospecto precisamente se convierta en cliente, no conocer a un cliente impide proponerse estrategias para fidelizarlo, impide la mejora continua y al impedir todos estos puntos, la evolución de un equipo comercial y de la empresa en sí, se estanca.

Esperamos realices un filtro completo de tus prospectos e identifiques los potenciales con el fin de aumentar tus ventas y negocios y tener un perfil de tu cliente más exacto y enfocado en lo que tú ofreces.

Economía colaborativa

economía colaborativa

La economía colaborativa es un sistema en el que las empresas proveedoras de servicios o productos se ligan a sus clientes de tal manera en que las dos partes se ayuden entre sí y logren satisfacerse y mejorar.

A su vez, es un sistema económico en el que se comparten e intercambian bienes y servicios por medio de plataformas digitales. Un ejemplo claro es Uber, es un servicio que se maneja de manera digital, por medio de una aplicación móvil y te ofrece un servicio de transporte que posiblemente cumple tus expectativas y necesidades, además, se presta para sugerencias o comentarios que mejoren la calidad del servicio y de esta manera se beneficien ambas partes.

Otras ejemplificaciones de economía colaborativa

La economía colaborativa hoy en día mueve el mundo y es una iniciativa muy importante para la actualización del mundo y su respectiva modernización. Imaginemos un mundo en el que cada vez tengamos más acceso a la solución de nuestras necesidades de forma rápida y segura.

A veces tenemos emergencias y no es difícil solucionarlas rápidamente, por ejemplo, imagina que a las 2:00 am. en tu casa ocurre un incidente y tus tuberías colapsan o revientan y se comienzan a haber fugas de agua, piensa que a esa hora no hay nadie que te solucione el problema, o tal vez si lo hay pero tú no lo sabes, es ahí donde a través de un celular puedes localizar al plomero rápidamente y conectarte con gente que busca algo o con alguien que lo ofrece.

La cantidad de bienes y servicios que suceden en este esquema es infinito: puedes encontrar  desde comida casera y chefs privados, hasta maquinaria pesada, manicure y clases de idiomas. La economía colaborativa y su iniciativa de brindar ayuda y recibirla para lograr un complemento, es una idea que logra mejorar el mundo día con día, esperamos la practiques y la incluyas en tus actividades diarias, bien sea en lo laboral o personal.